Parte II >>>

 Fútbol de Salón (Parte 1)

El fútbol de Salón fue creado por el profesor Juan Carlos Ceriani en la vieja casa de la Asociación Cristiana de Jóvenes en octubre de 1930 (hoy gimnasio de Juventus en Rio Negro y Colonia, pleno centro de Montevideo, Uruguay).

Surge como una respuesta a los niños y jóvenes por expresar sus anhelos de practicar fútbol en espacios reducidos, estimulados por la euforia que vivía Uruguay que acababa de ganar el 1er. Mundial de Fútbol, culminando dos hazañas anteriores de 1924 y 1928, donde clasificó Campeón Olímpico en París y Amsterdam respectivamente.

 Como docente Ceriani buscó solucionar ese interés masivo que en el gimnasio no quería practicar básquetbol ni voleibol, pateando las pelotas existentes que rompían los vidrios, por lo que fue imperioso adecuar mediante reglas la práctica del fútbol en un área pequeña durante cualquier época del año. Fue así que Ceriani inspirado en los inventores del básquetbol y del voleibol, Nismit y Morgan, a quienes conoció en su master de Educación Física en EEUU; utilizando el espíritu del Fútbol y con la aplicación de reglas de waterpolo, balón mano y básquetbol redactó las primeras reglas en seis páginas con once artículos que anunciaban la creación de un nuevo deporte. Fue tal la aceptación que en 1933 el director del Instituto técnico de la Confederación Sudamericana de la Asociación Cristiana de Jóvenes James Summers recomendó enviar las reglas a la Central de New York aprobando para todas las Asociaciones Cristianas de todo el mundo “un juego de salón” que contagió muy especialmente a Brasil, México, España, Perú y de ahí al mundo entero. 

Fueron modificándose y ampliándose posteriormente las reglas pero no perdieron las raíces del básquetbol en cuanto a la cantidad de atletas, el foul personal, tiempo de juego y la sustitución de hombres; del balonmano el impedimento de tirar al arco de cualquier lado sino de cierta distancia, haciendo más difícil obtener el gol; y del waterpolo toda la reglamentación relacionada con el arquero. A su vez inventó la pelota buscando no botara mucho por mayor peso y menor dimensión, haciendo las primeras experiencias con relleno de trapos y arena, trabajo que demandó tres años junto al Prof. Esperón y el arco se comenzó dibujando en las paredes incorporando el tamaño del arco de balonmano.

De esa forma de si incorpora un nuevo deporte al gimnasio que origina nuevas competencias, entra en los clubes, pasa a ser materia de los profesores de Educación Física y provoca organizaciones que con el tiempo y la receptividad dieron nacimiento a Asociaciones y Federaciones que hoy escriben una nueva historia en los cinco continentes.

Resultó rotundo el éxito en Brasil donde nace la primer organización en 1955, nuestro País tuvo que esperar al 8 de setiembre de 1965 donde los Clubes Sporting y Banco República escriben el acta de fundación de la Federación Uruguaya de Fútbol de Salón que presidió Atilio Bustamante, para luego dar paso al gran estrategia con enorme visión que fue Felipe Figueroa, quien en Agosto de 1969 funda en Asunción de Paraguay junto a Brasil, Argentina y Paraguay, la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón llegando a la máxima magistratura de presidencia. Desde ese año dan comienzo sudamericanos de clubes campeones y posteriormente de selecciones categoría adultos. En 1971 en San Pablo el hoy presidente de Fifa Joao Havelange funda y preside la Federación Internacional  de Fútbol de Salón.

A todo ello en Uruguay despierta el interior en Artigas, Colonia y Pan de Azúcar comenzando a forjarse el primer nacional de clubes que se consigue en Colonia en 1975.

En 1974 el Club A. Peñarol presidido por José Giudice logra cruzar el Atlántico y despierta al continente europeo en Checoslovaquia y España. 

Ya nada detenía el crecimiento de una disciplina independiente con intercambios más continuos entre sudamericanos consiguiendo su paso trascendental en 1980 con la presidencia de la federación internacional en manos del brasileño Januario Dálessio al realizar en México el 1er. Panamericano de Fútbol de Salón en México, que abrió  las puertas de la televisión y la sponsorización, despertando intereses que descubrieron un espectáculo digno de explotar.

Los cables empezaron a recorrer el mundo, reglamentos, pelotas, dirigentes, llegándose al sueño más deseado: en junio de 1982 se llevaría a cabo en San Pablo el 1er. Mundial de Fútbol de Salón desbordando el mayor coliseo con 15.000 espectadores, medios televisivos y radiales; que desembocaron en el ingreso de la empresa privada como Club dando comienzo al profesionalismo y las transferencias internacionales. De ahí en más lo que estamos disfrutando hoy: más de 75 países afiliados en todo el mundo, más de 200 millones de practicantes, golpeando las puertas de las olimpíadas, siendo practicado desde las edades más tempranas, deporte popular desde las escuelas hasta la propia alta competencia.

Hoy ya escribimos 4 mundiales: San Pablo 82, España 85, Australia 88, Italia 91 y está confirmando Argentina 94.

Los Panamericanos marcan: México 80, Brasil 84, Colombia 90 y está confirmado Bolivia 93. Los sudamericanos de clubes van para la XV edición en San Pablo en julio 92 y los sudamericanos de Selecciones van para la XI edición en Colonia, Uruguay en julio de 1992; después de haber recorrido todos los puntos cardinales de Sud América desde las principales capitales hasta los pueblos más escondidos con una singular pasión y éxito. Ya se cuentan también sudamericanos de juveniles y menores en por lo menos 4 ediciones cada uno de donde resulta el futuro inmediato y la planificación efectiva. Está previsto por último un sudamericano femenino para 1993 en Venezuela. Mientras tanto Uruguay crecía armónicamente llegando a 7.000 atletas fichados en 147 clubes de 15 ligas departamentales organizados en 4 confederaciones zonales dependientes de un gobierno central con representación nacional. Intensos calendarios que año a año se cumplen sigilosamente exigiendo esfuerzos humanos y económicos de real importancia para un deporte amateur, como lo son tres salidas internacionales al año y 4 competencias nacionales además de las regionales y federales departamentales. Uruguay jamás faltó a una cita internacional y siempre marcó presencia en sitiales de privilegio que lo han y lo habrán de distinguir deportivamente siempre por la enorme responsabilidad de haber creado esta disciplina.

Uruguay es así que da un paso trascendente al ingresar en 1985 al Comité Olímpico Uruguayo como miembro adherente contagiando a los demás países que comenzaron las gestiones y se van concretando mundialmente.

Ante éste crecimiento también aparecieron los celos de la organización tal vez más poderosa del continente, la FIFA, ahora casualmente presidida por Joao Havelange quien pretendiendo pasásemos a depender de ella por el sólo hecho de utilizar la palabra fútbol, da inicio a un plagio del fútbol de Salón que llamó Fútbol 5. Ello sucedió en 1985 cuando el fútbol de salón en Madrid decidió utilizar la sigla “futsal”, iniciándose una persecución por medio de las asociaciones nacionales de fútbol que fueron estériles por la falta de interés que mostraron las mismas.

Igualmente en Australia 88 se decidió iniciar contactos en Zurich designando una comisión que concurrió en tres oportunidades sin saber que nos ofrecían y sí que nos sacaban. De ahí que en un inolvidable congreso de la federación internacional en San Pablo en Noviembre de 1989 el fútbol de salón le dio un rotundo no a la integración con FIFA por una amplia mayoría. Ello trajo aparejado el alejamiento de brasil por compromisos asumidos con Havelange pasando a formar parte de una comisión de FIFA casi todos sus dirigentes, quedando solos en el mundo sin rumbo ni competencia.

 Fundada el 8 de Setiembre 1965 – Entidad Reconocida por el Ministerio de Deporte y Juventud Afiliada a la AMF, a la CSFS y a la CUD – Miembro del COU 

Mientras tanto nosotros dimos vuelta la página y continuamos sembrando, con calendarios prefijados cada 3 años que se cumplen en el mundo entero.

Había quedado un vació de poder en la federación internacional hecho que fue tratado vastamente en Milán durante el IV Mundial y determinó que por primera vez en la historia la federación internacional cruzaba el Atlántico y recaía la presidencia en manos del español Antonio Alberca García, un estratega y luchados incansable de nuestro deporte. No fue fácil la decisión pero la madurez directriz prevaleció y llegó el entendimiento. Los cambios no se hicieron esperar y en febrero 92 se citó a asamblea extraordinaria en México para reformar los estatutos por primera vez desde 1971 de nuestra federación internacional, hecho que se logró con gran altura.

En ese mismo congreso Uruguay y el Profesor Juan Carlos Ceriani reciben tal vez la satisfacción más hermosa que se pueda anhelar, 28 países aclamaban de pie con un inolvidable aplauso la primer presidencia de honor de la federación internacional para el creador del fútbol de Salón; si , se referían al Prof. Juan Carlos Ceriani. Por primera vez en la historia deportiva del Uruguay un ciudadano adquiría tal reconocimiento por lo que el propio Presidente de la República Oriental del Uruguay Dr. Luis Alberto Lacalle fuera quien realizara la entrega oficial una vez en Uruguay de la plaqueta que lo distinguiera como “ciudadano ilustre” de acuerdo a la fina alocución que hiciera sobre Ceriani el Presidente de la Comisión nacional de Educación Física Dr. Juan Carlos Paullier.

Debemos destacar nuestra excelente relación con la Asociación Uruguaya de Fútbol y en especial de su actual Presidente el Dr. Hugo Batalla, de quien obtuvimos carta oficial donde ceden a la Federación Uruguaya de Fútbol de Salón la organización del fútbol 5 en nuestro País. En fe de ello hemos encausado hacer la categoría senior para mayores de 35 años con ese objetivo, sin interferir con nuestras competencias oficiales y permitiendo un espectáculo que hará volver a figuras trascendentes del deporte que redundarán en beneficio del fútbol de salón.

Asimismo hemos decidido registrar jurídicamente los nombres usualmente similares a nivel internacional a fin de evitar similitudes de reglamentación que dificulten la rectoría del fútbol de salón que nos reconoce el Ministerio de Cultura por intermedio de la Comisión Nacional de Educación Física desde 1969. Los mencionados registros pasaron a ser patrimonio de la Federación Uruguaya de fútbol de Salón y ellos son: Fútbol de Salón – Fútbol Cinco – FUTSAL- Indoor Soccer.

Creyendo haber aportado una síntesis lo más elocuente de los principales sucesos que se subrayan en la historia del fútbol de salón, solo aguardamos el ingreso a ser Deporte Olímpico. La inclusión del fútbol de salón en los juegos Odesur que se jugarán en 1994 en Uruguay por parte del Comité Olímpico Uruguayo se convertirá el primer eslabón, ya que Mario Vazquez Raña, presidente de ODEPA se comprometió en México a hacer lo necesario para que en 1995 el fútbol de salón integre los Panamericanos de Mar del plata 1995.

De ello depende la ilusión más sagrada de todos los salonistas para que en 1996 en Atlanta, EEUU; el fútbol de salón sea definitivamente olímpico y le culmine los sueños el Prof. Juan Carlos Ceriani. Ojalá las frases que continúen esta historia encierre tales esperanzas.

 

Gabriel Delmonte Boeri

                                                                                        Montevideo, 30 de Junio de 1992 

 

Fundada el 8 de Setiembre 1965 – Entidad Reconocida por el Ministerio de Deporte y Juventud

Afiliada a la AMF, a la CSFS y a la      

         CUD – Miembro del COU 

Cabe acotar que simultáneamente por iniciativa de la Federación Méxicana de Fútbol de Salón a partir del V Mundial en Argentina 94 entrará en disputa el trofeo Ceriani que confeccionará en oro con la efigie y firma del creador del fútbol de salón.